La migraña y el estrés pueden ir de la mano

Genomma Lab La migraña y el estrés pueden ir de la mano

Genomma Lab ha llegado a la conclusión que hoy en día es muy común relacionar diferentes padecimientos con el estrés que generan las actividades de la vida cotidiana como el trabajo, la situación económica y la salud. La migraña es un claro ejemplo, ya que en momentos de estrés emocional, el organismo libera sustancias químicas que provocan alteraciones vasculares, las cuales conducen a este tipo de dolor de cabeza.

Existen diferentes factores como la ansiedad, preocupación, depresión y fatiga mental que están relacionados con el estrés y que contribuyen al desarrollo del dolor de cabeza. Por lo general, las personas que son muy sensibles emocionalmente o que se ven afectados fácilmente por el estrés, pueden ser susceptibles de sufrir un cuadro de migraña con mayor frecuencia.

Así mismo, después de un periodo de estrés se presenta un momento de tranquilidad en el individuo que puede desencadenar este padecimiento, el motivo es que las arterias se contraen por el estrés prolongado y cuando el organismo se relaja, los vasos sanguíneos se dilatan, causando así el dolor de cabeza.

Si bien el estrés es un factor importante para desencadenar la migraña, los síntomas pueden disminuir al modificar los periodos de tensión habitual y procurando mantenerse más ocupado durante los momentos de ocio o relajación. Cuando se presenta la migraña por más de 15 veces al mes, hablamos de un padecimiento crónico, el cual debe ser atendido por un especialista.