Colesterol

El colesterol es un lípido que se encuentra en los tejidos corporales y en el torrente sanguíneo de los vertebrados. Se presenta en altas concentraciones en el hígado, médula espinal, páncreas y cerebro. Abundan en las grasas de origen animal.

El ser humano no puede metabolizar la estructura del colesterol de manera directa, es necesario transformarlo en ácidos y sales biliares para poder desecharlo y su producción en el organismo depende de la cantidad consumida: mientras más consumimos, menos colesterol producen nuestras células.

El colesterol es imprescindible para la vida: ayuda entre otras cosas al metabolismo del calcio, es precursor de las hormonas sexuales y de las de las sales biliares, estas últimas indispensables para la absorción de algunos nutrientes.

Existen dos tipos de colesterol el de baja densidad llamado comúnmente “colesterol malo” y el de alta desidad. El primero de estos, si es muy alto, puede provocar problemas cardiovasculares, por lo que se recomienda que este se encuentre por debajo de 200 mg/dL y el segundo nos ayuda a proteger el sistema cardiovascular.