Plantillas

Las plantillas ortopédicas funcionan como correctores de problemas en la arquitectura del pie, que realmente no requieren medidas más severas como un zapato ortopédico. Siempre ha de ser un material transpirable, de lo contrario se podría producir una dermatosis en la planta del pie.

Las Plantillas Antibacteriales mantienen el pie fresco y seco, aún con zapatos cerrados o tenis, lo que ayuda a prevenir infecciones y micosis como el pie de atleta. Las plantillas pueden clasificarse en 3 grupos diferentes atendiendo a su aplicación práctica:

Plantillas correctoras: se utilizan para corregir un desequilibrio del pie. Deben estar perfectamente moldeadas, de lo contrario podrían aumentar el desequilibrio e incrementar la dolencia.

Plantillas compensadoras: con ellas se busca conseguir un mayor equilibrio y compensación del pie afectado, pero sin llegar a corregirlo definitivamente.

Plantillas de apoyo: se utilizan durante un tiempo determinado y sirven como remedio transitorio al desequilibrio.

 

Productos