Desempeño Sexual

El buen desenvolvimiento o  dificultad durante cualquier etapa del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo y resolución) componen a lo que se puede llamar desempeño sexual, que permite o imposibilita el disfrute de la actividad sexual.

El desempeño sexual puede estar variando en cualquier etapa de la vida sexual de la persona. El problema puede desarrollarse de forma gradual en el tiempo o ser repentino y presentar una incapacidad parcial o total en a una o varias de las etapas del acto sexual. La causa puede ser física o psicológica.

Los factores emociónales que pueden afectar de manera positiva o negativa al individuo son la situación interpersonal (matrimonio, relación con la pareja, confianza, comunicación, etc)  o la situación psicológica del individuo (depresión, miedo, culpas, traumas, entre otros).

Dentro de las causas físicas que pueden intervenir a tener un buen desempeño sexual son: Lesiones de espalda, enfermedades, drogas como el alcohol, nicotina, narcoticos, estimulantes, antihipertensivos, antihistamínicos, y fármacos psicoterapéuticos, transtornos endocrinos, deficiencias hormonales, daño neurológico, problemas con el riego sanguíneo.